BANNER_300x250 (1).gif
gob.jpg

El Materno Infantil pagará dos millones de luz para que funciones un cartel publicitario

30/7/2020

 

El hospital público Materno Infantil paga entre 45 y 50 mil pesos mensuales de luz por el funcionamiento de un cartel publicitario privado. En poco menos de dos años, ese nosocomio desembolsó más de un millón de pesos de su presupuesto para que un particular gane dinero.

La situación surge de un convenio negligente por donde se lo mire. El otrora gerente del hospital, Carlos Moreno, en una mascarada ridícula, le cede a una fundación la potestad de negociar la instalación del cartel hoy en funcionamiento. La fundación, manejada por la esposa de un médico de porte jerárquico dentro del hospital, firma un acuerdo con una productora publicitaria. Lo firmado, habilita al privado a instalar su cartel con corriente eléctrica a cargo del erario público durante 4 años. A cambio, el empresario abona la triste suma de 10 mil pesos mensuales por el uso de ese espacio y esa electricidad.

La corrupción es flagrante si se observan las condiciones en las que se enajena ese terreno a favor de un hombre con harto aceite en la municipalidad y el parlamento capitalino. Paga 10.000 y nos cuesta 50.000. La ecuación es clara, perdemos 40 mil pesos por mes desde que ese emprendimiento llena los bolsillos de un empresario y vaya uno a saber qué otros.

 

A prueba de todo- La instalación del cartel fue repudiada por el Concejo Deliberante cuando en votación unánime, le exigieron al municipio que lo retire por violar varias ordenanzas vigentes. La defensa comunal fue tan contundente en la gestión anterior como en la actual; la coincidencia tal vez radique en que la funcionaria que habilitó la instalación sigue hoy en la misma silla, pero con más poder.

Otro intento de sacar ese aparato gigante del hospital de niños fue el del nuevo gerente, Federico Mangione. Se mostró indignado por ese contrato leonino y aseguró que en “una semana estaba afuera del terreno hospitalario”. Hoy, Mangione reconoce que no puede hacer nada con el cartel porque “tiene todos los papeles”. Debería saber el galeno que los papeles muchas veces te mandan preso, no siempre son garantía de limpieza.

La salud nunca dejó de ser un negocio, uno de los más inhumanos y violentos, pero que un hospital de niños pague dos millones de pesos de luz para que funcione un cartel publicitario privado, es un insulto que no puede menos que movilizar a la comunidad que paga los impuestos que sostienen esa institución sanitaria. Si hablamos de autoridades, todos los que podrían intervenir tienen miedo, instrucciones, o son cómplices. Como siempre, será injusticia!

 

  

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

© 2017 - "El Grito" Radio web. 
Salta, Argentina