© 2017 - "El Grito" Radio web. 
Salta, Argentina

BANNER_300x250 (1).gif
gob.jpg

La Ministra de Educación admitió que está prohibido rezar en las escuelas públicas

1/9/2017

Analía Berruezo aseguró ayer a la Corte de Justicia que hay una circular oficial para que se eviten las oraciones en horario de escuela, pero que se siguen haciendo.

 

La ministra de Educación de Salta, Analía Berruezo, admitió ayer ante la Corte Suprema de Justicia de la Nación que sigue habiendo prácticas católicas en momentos como la entrada a clase pese a una circular que ordena lo contrario. La funcionaria tuvo que responder ayer las preguntas de los jueces del máximo tribunal del país, durante la última jornada de debate sobre la escuela laica, y defendió la continuidad de la enseñanza religiosa en la provincia.

 

Berruezo dijo que "no se puede negar" que en los grados se reza, actividad cuestionada por los padres que presentaron un recurso de amparo para que la educación primaria estatal sea laica, tema que debe resolver la Corte Suprema.

 

"Hay horarios en que pasa. No solo el maestro de religión o el director puede cometer, por su propia creencia, esta discrepancia con los chicos en relación con una oración en la merienda. Trabajamos en eso", manifestó Berruezo.

 

La vicepresidenta de la Corte, Elena Highton de Nolasco, preguntó insistentemente si, como plantean los padres que quieren educación laica, hay "rezos y bendición de la comida" en las escuelas.

"En muchos casos hay una bendición que no responde a un credo, agradecen la posibilidad de tener alimentos. Esto está reglamentado en una circular del Ministerio de Educación. No se debe hacer. Tenemos actas en las que hemos explicado que esto no debe pasar", aseguró Analía Berruezo.

 

La demanda contra la educación confesional se inició en 2010. En 2013, la Corte de Justicia de Salta consideró que se podía seguir dando la materia de religión en las escuelas públicas pero ordenó que las prácticas católicas, como rezar, se limitaran al horario específico de esa asignatura. Desde entonces, deberían haberse suspendido las oraciones en momentos como el inicio de clases o el almuerzo.

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload