© 2017 - "El Grito" Radio web. 
Salta, Argentina

BANNER_300x250 (1).gif
gob.jpg

Empleo: La pesadilla de Mafalda

21/8/2017

Por Jorge A. Paz


Si observamos el mercado laboral actual, encontramos menos mujeres que hombres
trabajando. ¿Números? En Salta, de cada 100 hombres entre 18 y 64 años, 78 están en el
mercado laboral (trabajando o buscando trabajo), mientras que de cada 100 mujeres, son sólo 58 la que se encuentran en esa condición. Y eso que Salta no es la ciudad de la Argentina con la participación más baja de la mujer en el mercado de trabajo.


En las últimas semanas dos agencias de Naciones Unidas, el Banco Mundial y la Organización Internacional del Trabajo, presentaron informes que sugieren poner este tema en la agenda de los países. Por ejemplo, la OIT advierte que de incorporarse estas mujeres al mercado de trabajo, el empleo crecería significativamente en el mundo reportando importantes beneficios económicos, como aumentos de la recaudación fiscal, y un incremento de 4 puntos porcentuales del PIB mundial en el año 2025. El Banco Mundial por su parte, ha hecho notar el gran aumento el PIB de la economía que se produciría de incorporarse estas mujeres a la fuerza laboral, y destacó el efecto de reducción de la desigualdad y de la pobreza. Nada menos que crecimiento económico con reducción de la pobreza. Esto es lo que se conoce con el nombre de Dividendo o Bono de Género.


¿A qué obedece la menor participación de las mujeres en el mercado de trabajo?

 

Se sabe que la reducción del número de hijos y el aumento en la educación femenina que se ha dado en los últimos años ha provocado un aumento de la actividad económica de las mujeres. Esto permite decir que las mujeres que están en la inactividad son mayoritariamente aquellas que están casadas, se encargan de las tareas domésticas, tienen un número mayor de hijos y que están menos educadas que el resto.


Esto en parte es cierto, pero esconde en buena medida un factor que permanece oculto en la mente de muchas personas todavía hoy. Me refiero a la idea que tiene la gente acerca de lo que debe hacer una mujer y lo que debe hacer un hombre. Cuando digo “la gente” hablo del conjunto social: padres, madres, hijos, hombres, mujeres, maestros, etc.


En nuestras sociedades (digo "nuestras" porque en varios lugares del mundo esto cambió o está cambiando) todavía hay muchos que piensan como Susanita, el personaje de Mafalda (¿se acuerdan?): es la mujer la que debe encargarse de los quehaceres domésticos, del apoyo a los niños y de las tareas de cuidado. En nuestras sociedades todavía hay muchos que piensan que el hombre debe ser el proveedor y la mujer la cuidadora.


Si eso no cambia, por más que la fecundidad baje y que el nivel educativo aumente, un
porcentaje no menor de mujeres seguirá sin salir al mercado de trabajo y el bono de género sin concretarse.

 

Escucha la columna: 
 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload