BANNER_300x250 (1).gif
gob.jpg

[Video] Gestión Vidal / A los tiros en un penal bonaerense

2/8/2017

El fantasma del motín de Sierra Chica en Semana Santa de 1996 siguió sobrevolando las Unidades Penitenciarios bonaerenses porque, desde aquella fecha a la actualidad, las cárceles continuaron sufriendo un abandono total por parte del Estado. Durante los últimos dos años, la situación empeoró notablemente por una serie de atropellos del Gobierno Provincial y en muchos penales la preocupación va en aumento.

 

Semanas atrás, internos de  la Unidad N° 42 de Florencio Varela denunciaron las pésimas condiciones en que deben cumplir su condena, que lejos de rehabilitarlos los carga de resentimiento; el lunes, un amotinamiento en Junín fue persuadido a los tiros por el personal; ahora, en Olmos, otra protesta de presos fue reprimida por las fuerzas especiales del SPB (video).

 

Un ex Director de Cárcel con extenso recorrido en los penales bonaerenses aseguró que el trágico motín de los “12 apóstoles” en Sierra Chica comenzó de este modo, con pequeñas revueltas que se fueron multiplicando hasta explotar todo. Aquel intento de fuga que se convirtió en una sangrienta protesta, se replicó rápidamente en varias cárceles de Azul, Bahía Blanca, Batán, Dolores, La Plata y San Nicolás, a la que se acoplaron más de 10.000 presos. 

 

En el video se observa como el equipo táctico del comando de Grupos de Intervención ante Emergencias (G.I.E.) ingresó a los tiros a un pabellón donde dos reclusos se habían amotinado, ocultando entre las frazadas armas blancas de fabricación casera.

 

Este escenario peligroso no hizo más que enfrentar a pobres contra pobres: en el video se observa una violenta pelea entre internos, amotinados en su celda, y penitenciaros que intentan apaciguar una revuelta a los balazos.

 

Mientras la gobernadora María Eugenia Vidal apunta los cañones a la campaña electoral, el rumbo del Servicio Penitenciario está a la deriva. Lejos de conseguir la transparencia prometida, el ministro de Justicia Gustavo Ferrari y el interventor del SPB Fernando Rozas, utilizaron la Emergencia Penitenciaria para llevar adelante una “falsa purga”, recortar el personal y llevar adelante oscuros negocios que fueron desenmascarados por esta agencia de noticias: multiplicaron los hechos de corrupción, instalaron mecanismos de gestión mafiosos, fabricaron nuevos ñoquis con nombre y apellido, empeoraron las condiciones del personal y dejaron a las cárceles abandonadas con los presos y el personal adentro. 

 

Cárceles en peligro

 

Los más de mil despidos, la ola de 6 mil sumarios y los 640 traslados arbitrarios en Sanidad, provocaron que gran parte de las Unidades Penitenciarias quedaran desmanteladas, principalmente en el área de Salud. Debido a ello, internos de diferentes Complejos comenzaron a tomar cartas en el asunto y le exigieron al interventor del SPB Fernando Rozas y al director Provincial de Salud Penitenciara  Javier Zoulemian, que no abandonen las cárceles con los presos adentro.

 

Denunciando que están siendo vulnerados los derechos básicos, los presos decidieron iniciar un estado de alerta: durante los últimos meses, debido al recorte de personal, los médicos no dan abasto para atender a todos los internos. Preocupados, los jefes de Área están reunidos, acampados en cada Unidad referente (La Plata, Bahía Blanca, San Martín, Magdalena y Mar del Plata).

 

Desde la Unidad N° 9 de La Plata, denunciaron que “no hay bioquímicos, técnicos, ni médicos para atención de los enfermos de HIV, diabéticos y  tuberculosos en el Radio Capital (Unidades 1, 9, 25, 26, 33, 8, 10, 29 y 45)”. Según explicaron los propios profesionales de la salud, no hay quien arme los planes de medicación y no llegan los remedios para los internos. Asimismo, los presos presentaron notas a la Intervención, pero nunca tuvieron respuestas.

 

En varios pabellones de las cárceles bonaerenses comenzaron a “tirar la comida para atrás”, como en la Unidad N° 18 de Gorina; en la Unidad N° 1 de Olmos, en el Pabellón del piso 3, donde están los evangelistas, presentaron un reclamo formal y si no reincorporan a los bioquímicos, anunciaron que se “pudre”.

 

Otro ejemplo de abandono es lo que sucede en la Unidad 33 de Los Hornos, donde están alojadas las internas con sus hijos (en total 57 menores), donde casi todo el personal está sumariado: este lunes no hubo médico de guardia, pediatra y ningún encargado para coordinar las áreas estratégicas como enfermería, farmacia y administración de Sanidad. Con temor, uno de los profesionales aseguró en diálogo con un medio bonaerense que una de las internas le dijo: “Mi hijo está con un problema respiratorio,  si le pasa algo y nadie lo puede atender, agárrense”.  

 

Sumado a ello, los internos pusieron el grito en el cielo por la ley que modifica el régimen de salidas transitorias. 

 

Mira el video: 

 

 

 

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Please reload

Please reload

© 2017 - "El Grito" Radio web. 
Salta, Argentina